SITUACIÓN POR MUNICIPIO

Cidra

Los números

Superficie 93.6 km² (Gobierno de Puerto Rico)

Habitantes 40,599 (2016, estimado del Censo)

Dato$729,500 en ayudas municipales entregadas

Dato1000 yardas de escombros al día recogidas

Los vientos de María dejan en silencio a Cidra

Durante 20 días las autoridades no pudieron informar qué estaba pasando en el municipio

Los primeros días fueron de incomunicación total. En Cidra, un municipio de unos 40,000 habitantes, los vecinos y las autoridades locales quedaron sumergidos en una larga noche marcada por la falta de comunicación. No solo se trató de la imposibilidad de contactarse con el exterior, con otros municipios o el gobierno estatal, el alcalde y su equipo no lograban dar con los sectores rurales.

“Dada la magnitud con la que el huracán María impactó a Cidra, ha resultado un tanto difícil llegar a todas las comunidades y sectores, pero estamos siguiendo el plan que nos hemos trazado para impactar a toda nuestra gente”, dijo en su primer comunicado el alcalde de Cidra, Javier Carrasquillo Cruz. Logró emitirlo el 10 de octubre, 20 días después del golpe del ciclón categoría 4 en la escala Saffir-Simpson en Puerto Rico.

Un día antes del huracán, los empleados se habían acuartelado en la alcaldía, a la espera de que sonaran las alarmas y las emergencias, según se pudo reconstruir más tarde.

Desde el martes, 19 de septiembre a eso de las 6:00 p.m. las brisas de antesala de María empezaron a sentirse y una leve llovizna confirmaba la cercanía del huracán. El caer la noche ya unas 100 personas se habían refugiado en la Escuela Elemental Urbana, localizada en el barrio Río Abajo, en la zona más cercana al casco urbano. En el Centro de Gobierno durmió personal de la Agencia Municipal para el Manejo de Emergencias, el Sistema 9-1-1, Emergencias Médicas y la Policía Municipal, Seguridad Interna y Transportación, Legislatura Municipal, Head Start y Obras Públicas, entre otros.

Vista aérea del municipio de Cidra al día siguiente del paso del huracán María.

Con las horas, llegó María. En las partes más altas del pueblo como el barrio Rabanal, donde ubica el cerro Almirante a unos 2,000 pies sobre el nivel del mar, el viento se sintió con más poder. Los sonidos que producían las ráfagas, incluso en el interior de estructuras de concreto protegidas por tormenteras, era aterrador. El viento se abrió camino incluso por tuberías que producían sonidos nunca antes escuchados en el interior de las residencias.

Las cámaras de seguridad instaladas en el pueblo y que eran monitoreadas desde el COE dejaron de transmitir imágenes. Entre 3:00 a.m. y 4:00 a.m. se perdió la comunicación a través de internet; nadie tenía forma de saber cómo estaban sus familiares en casa. Los vientos destruyeron ventanas de cristal antihuracanes en el COE y tuvo que ser desalojado.

A las 5:00 de la madrugada comenzó a inundarse el edificio y la mayor preocupación era que las ventanas de cristal cedieran allí también. Agentes de la Policía Municipal que intentaban hacer guardia en las entradas al complejo entraron a resguardarse. “No hay forma de describir lo que se está viviendo allá afuera. Viví Georges trabajando para la Policía y esto es algo fuera de lo normal, es algo sin precedente. Nunca en mi vida había vivido esto”, aseguró entonces Carlos Bonilla, comisionado de la Policía Municipal de Cidra.

En día transcurrió sin que nadie pudiera salir. Cuando una súbita calma que parecía ser el ojo del sistema se sintió, una brigada de reconocimiento intentó verificar la ruta de acceso al refugio y al poco tiempo llegó informando que todas las vías estaban bloqueadas.

Imagen de unas torres de tendido eléctrico destruidas en Cidra por el huracán María.

El baño de un restaurante de Cidra, arrancado por la fuerza del huracán María.

No fue hasta cerca de las 5:00 p.m. que los grupos de trabajo pudieron salir para descubrir que prácticamente toda estructura de madera o con techo de zinc estaba inhabitable, incluyendo la residencia de un anciano que había sido rescatado horas antes. Innumerables comercios quedaron parcial o casi totalmente destruidos. Esa noche, 24 horas después de que comenzaran a sentirse los primeros efectos de María, el cuartel de la Policía de Puerto Rico estaba incomunicado.

Carrasquillo, el alcalde de Cidra, no pudo unirse a sus empleados hasta el jueves 22 en la mañana pues las hileras de postes tendidos sobre la carretera PR-172 le impidieron llegar antes. Logró salir de la zona montado en el ‘four track’ de un vecino. Al ser consultado por este medio, anticipó que los daños personales y de bienes públicos en ese pueblo alcanzarían los “cientos de millones de dólares”.

Blanca Esther González, una vecina del lugar, fue una de las afectadas. Al llegar a su vivienda no pudo contener el dolor de ver cómo María había arrancado el techo de su casa y se había llevado todas sus pertenencias.

A un mes del azote del huracán María, la principal vía de acceso a Cidra, la PR-172, permanecía cerrada justo antes de la entrada al casco urbano del pueblo. El Centro de Acopio recibía un promedio de 1000 yardas cúbicas diarias de escombros y residuos. Se habían entregado ayudas municipales por $729,500 a 5,271 familias cidreñas que habían sufrido daños en sus hogares. La mayor parte del municipio, compuesto por 13 barrios y unos 40,000 habitantes, continuaba sin el servicio de energía eléctrica, ninguna escuela había reiniciado clases y el servicio de agua era inestable.

Una de las vías de Cidra, partida al medio por el impacto del huracán María.

Ediciones históricas

Más sobre el paso de María por Puerto Rico

13 de abril de 2018

El alcalde de Cidra no descarta disminuir cantidad de cesanteados

El municipio espera por un préstamo de $5 millones que solicitó

9 de noviembre de 2017

Cidra reparte $730,000 a los damnificados del huracán María

Los beneficiarios tuvieron que demostrar que sufrieron daños estructurales en sus residencias y pérdidas de alimentos

11 de octubre de 2017

AAA atiende problema de aguas usadas en Cidra

La agencia envió camiones con aspiradoras integradas para recoger el líquido contaminado

7 de octubre de 2017

Vecinos alertan sobre alcantarilla desbordada cuyas aguas van a La Plata

Las reclamaciones surgen el mismo día que se informa de muertes por leptospirosis

7 de octubre de 2017

Aclaman la presencia del alcalde de Cidra

Residentes del barrio Salto señalan que Javier Carrasquillo no ha pasado a verificar sus necesidades

28 de septiembre de 2017

Fuerte golpe a los estadios y parques deportivos de Puerto Rico

El huracán María causó destrucción en una buena parte de los parques y estadios de la Isla, incluyendo el coliseo Héctor Solá Bezares en Caguas, hogar de las cuatro veces campeonas del Voleibol Superior Femenino, las Criollas.

28 de septiembre de 2017

Fuerte golpe a los estadios y parques deportivos de Puerto Rico

La piscina y el centro de entrenamiento de gimnasia en el Albergue Olímpico sufrieron daños debido al huracán María

21 de septiembre de 2017

Cidreña sigue el ejemplo de las mujeres durante el huracán Santa Clara

Carmen Quiles comenzó a limpiar los alrededores de su hogar

21 de septiembre de 2017

Caminantes y brigadistas boricuas salen de los destrozos

Se las ingenian para llegar a hospitales, trabajo o a ver a sus familiares

21 de septiembre de 2017

Novelista y exlegisladora municipal es refugiada en plantel cidreño

Evelyn Cruz Santos, de 85 años, tuvo con el huracán María una experiencia única que le ha permitido enseñar y aprender de la vida

Donaciones

Puerto Rico necesita ayuda para la reconstrucción. Consulta aquí diferentes alternativas para aportar.