SITUACIÓN POR MUNICIPIO

Guayama

Los números

Superficie 168.7 km² (Gobierno de Puerto Rico)

Habitantes 42,063 (2016, estimado del Censo)

Dato2,000 casas sin techo

Dato24 canchas deportivas afectadas

El huracán María molió la costa y el campo de Guayama

Además, despedazó una veintena de instalaciones deportivas

“Dondequiera que había una residencia de madera y zinc, hubo devastación”. La frase es del alcalde Eduardo Cintrón al describir el estado en que quedó Guayama, molida por el huracán María.

Toda la ciudad, tanto en la zona urbana como en el campo quedó seriamente afectada en su infraestructura residencial, municipal y comercial. La plaza pública perdió sus enormes y distintivos árboles, y el casco urbano quedó maltrecho.

En la carretera PR-54 se cayeron varios postes, rótulos de negocios y las fachadas de los restaurantes de comida rápida quedaron inservibles. Los cristales frontales del Centro de Convenciones se rompieron y el Complejo Deportivo quedó destruido. María no tuvo piedad con la cancha de baloncesto, las canchas de tenis, el parque de béisbol, el parque ecuestre, el parque de ligas menores, el campo de bateo y las gradas de la pista de caminar.

Las palmas del Tribunal ya no existen. En el edificio de la Legislatura Municipal colapsó el techo, así como en la sede del programa de igualdad de empleo Early Head Start, mientras que en la sede del Head Start se perdió el almacén.

Vista aérea de casas destruidas por el huracán María en Guayama.

“Todo Guayama en alguna manera u otra ha sufrido los embates del huracán. (Los barrios) Guamaní, Carite, El Pueblito, Cimarrona, Mosquito, Puerto, Puente, Santa Ana, Pozuelo, Barrancas, Machete, Olimpo, Corazón. Y las urbanizaciones sufrieron daños que no son de pérdida total, pero sí se les dañaron pertenencias. Borinquén está totalmente devastada, Blondet y Vives”, resumió Cintrón, quien estimó en dos mil las residencias que perdieron el techo.

En el barrio Guamaní, en el norte del pueblo, María no dejó un solo árbol con hojas y provocó la crecida del río del mismo nombre. Mucha gente perdió el techo y también se cayeron incontables árboles, postes de luz y tendido eléctrico. María dobló algunas antenas de celulares dobladas como si fueran de goma.

“El barrio Guamaní está destruido. Hubo personas que perdieron mucho”, indicó Miguel Angel Torres Santiago, presidente de la Asociación de Artesanos Unidos de Guayama.

“Los vientos parecían tornados y el ruido era fuerte, pero no tanto como el río, que lo superaba. Fue horrible”.

Ly Marie Valentín, vecina del sector La Planta.

"Escuchábamos los clavos despegándose y las planchas de zinc volando. Se fue el cuarto de la nena y la cocina. Se mojó todo, las cosas de ella, la cama, se dañó el microondas. Y la nevera y el congelador parece que también se van porque tenemos planta eléctrica y no funcionan bien”, contó Ly Marie Valentín, vecina del sector La Planta.

En cuanto a la pila de cenizas de carbón que la empresa de energía Applied Energy Systems (AES) mantiene en su planta, el alcalde Cintrón dijo no tener información de que el material se haya esparcido por el área.

“No tengo ningún informe de que (la comunidad) haya sufrido algún daño a consecuencia de las cenizas” de la quema de carbón, aseguró.

El área sureste de la isla es la más devastada en la estructura de energía eléctrica.

Por su parte, varios residentes de Miramar que se han organizado para protestar contra la permanencia de AES en Guayama dijeron no tener confirmación de la presencia de cenizas en las comunidades aledañas, pero sostuvieron que la fuerza de María tuvo que haber movido las cenizas. “Definitivamente, con ese viento que sopló, algo se fue”, opinó Benjamín Planas Lugo, vecino de la zona.

Los depósitos de cenizas, provenientes de la quema de carbón para generar energía a bajo costo, son objeto de controversia en la isla debido a los problemas de salud que los vecinos de los vertederos aseguran sufrir por las cenizas.

Una semana y media después del ciclón, las filas en las gasolineras abarrotaron las calles de Guayama, escaseaban los alimentos en los comercios y no había agua potable en ningún lugar. Los residentes recibían un máximo de seis botellas de agua de 16.9 onzas de parte de la administración municipal porque sus provisiones también eran pocas para satisfacer la gran demanda de los vecinos.

Impresionantes imágenes de la plaza pública de Guayama.

Ediciones históricas

Más sobre el paso de María por Puerto Rico

8 de noviembre de 2017

Una cancha cayó sobre sus viviendas

Vecinos de la Cooperativa Villa Kennedy reclaman ayuda urgente al Municipio de San Juan

5 de octubre de 2017

Tito El Bambino lleva suministros y alegría a una comunidad en Guayama

El cantante explicó que la iniciativa responde a que desea asegurarse que la comida llegue directo a los residentes

4 de octubre de 2017

Shalimar lleva ayuda a su pueblo natal

La animadora contó con el respaldo de la empresa privada para llevar artículos de primera necesidad

2 de octubre de 2017

Fluye lentamente la ayuda para los damnificados en Guayama

Camiones del gobierno llegaron hasta varios barrios con provisiones, pero las cajas se agotaron rápidamente

29 de septiembre de 2017

El hogar de la familia Sanabria no aguantó el embate de María

El trovador Julio César Sanabria compartió las tristes imágenes en su cuenta de Facebook

Donaciones

Puerto Rico necesita ayuda para la reconstrucción. Consulta aquí diferentes alternativas para aportar.