SITUACIÓN POR MUNICIPIO

Guaynabo

Los números

Superficie 70.2 km² (Gobierno de Puerto Rico)

Habitantes 89,307 (2016, estimado del Censo)

Dato2,800 viviendas destruidas

Dato26.90% nivel de pobreza

María derrumbó las barreras sociales de Guaynabo y mostró a Trump frente a la tragedia

El huracán destapó la realidad de los sectores pobres de una de las ciudades más ricas de Puerto Rico y dejó ver el manejo de emergencia del presidente de EE.UU.

El ojo del huracán María rozó el sur de Guaynabo con furia y sacó a la luz una realidad que por años había quedado escondida por la frondosidad de su vegetación y el alto desarrollo social y económico que se había alcanzado. El ciclón desnudó a sus campos y a una pequeña zona costera y dejó al descubierto a la pobreza que también habita en Guaynabo, una de las ciudades más ricas de la isla.

La brecha entre esa ciudad rica y la pobre quedó evidenciada en los efectos que causó el huracán, cuando, con vientos de sobre 150 millas por hora, desforestó las barreras entre las comunidades. El saldo: 7,000 familias reportan pérdidas, de las cuales 2,800 perdieron los techos de sus viviendas y otras ocho quedaron incomunicadas cuando colapsaron dos puentes.

“Guaynabo está devastado. Aquí, tanto en Irma como en María, Guaynabo fue declarado zona de desastre”, planteó el alcalde Ángel Pérez, quien se entrenó en el cargo con la emergencia causada por ambos ciclones.

Ese 20 de septiembre comenzó con 300 personas en los cinco refugios que se habilitaron. Fue entre las 8:00 a.m. a 12:00 p.m. que el huracán desplegó toda su intensidad sobre la ciudad de 70.2 km².

A consecuencia de este embate, ninguno de los 89,307 habitantes de Guaynabo falleció. Sin embargo, “aquí no se puede mencionar un sector que no sufriera daño”, sostuvo el alcalde. “La Pajilla, Guaraguao, Sonadora, Amelia, Juan Domingo, Santa Rosa, (hay) familias que lo perdieron todo”, agregó Pérez, al detallar el saldo de daños.

Donald Trump camina por Guaynabo acompañado de su esposa Melania y el gobernador Ricardo Rosselló. (The Associated Press)

En las áreas que mencionó el alcalde no están estas urbanizaciones con costosas residencias o la zona industrial y comercial que tanto ha distinguido al pueblo por años. Representan la parte que catalogó como “el campo de Guaynabo”. En el municipio, la media de ingresos es de $34,719, el nivel de pobreza golpea al 26.90% de la población y la tasa de desempleo es del 14.3%, según los últimos datos del Censo y el Departamento de Trabajo.

“Aquí sí hay un sector de escasos recursos. Guaynabo es más campo que cuidad, solo es que tenemos más residentes en la ciudad que en el campo”, describió.

En ese campo, María les arrebató el techo a las residencias de madera y zinc con sus fuertes vientos. También dejó las carreteras llenas de árboles y los postes derribados por los fuertes vientos. Siete puentes terminaron con fallas estructurales, dos de los cuales cedieron completamente y dejaron a ocho familias incomunicadas en el sector La Paloma, del barrio Hato Nuevo. Allí, el municipio construyó dos puentes en madera, que permite el paso peatonal pero no de vehículos.

“Hubo también mucho deslizamiento en el área de Sonadora, Guaragua, Santa Rosa, y carreteras que tenemos un solo carril”, añadió el alcalde.

La vía que más quedó impactada fue la PR-834, en el sector Gilo Maldonado, donde “la mitad de la calle se fue. No pueden entrar camiones de recogido de desperdicios sólidos, porque no pasa. Pasa un carro con dificultad”.

En la pequeña porción de costa que tiene Guaynabo, la marejada ciclónica se hizo sentir. “Ahí el mar se metió en las calles y en las casas”, dijo Pérez, al referirse al sector Vietnam, del barrio Amelia.

Otra de las áreas inundadas fue una calle de la urbanización Ponce de León. Según explicó el alcalde, la zona “tiene una alcantarilla, que a la vez que llueve, se tapa. Es como un hoyo y en medio del huracán no se pudo salir a limpiarlas”.

“Las personas lo perdieron todo durante el huracán”, dijo, al contar que los residentes se marcharon del lugar o durmieron en los segundos niveles de sus viviendas durante el embate.

La principal ruta de los guaynabeños, el expreso Rafael Martínez Nadal, se inundó como comúnmente suele pasar en los episodios de lluvias fuertes. Afectó también a la zona del San Patricio. Solo que en estas áreas no perjudicó a las familias.

También se inundó el refugio de animales de la Human Society of Puerto Rico. Ningún perro o gato murió, porque todos fueron removidos del lugar cuando María era tan solo una amenaza.

Los daños a la infraestructura en Guaynabo.

Estas inundaciones no se registraron, sin embargo, en los sectores donde se congregan los vecinos más acaudalados de Guaynabo. “En esas urbanizaciones lo que vamos a ver es mucho vegetativo” caído, reconoció el alcalde. También muchos vecinos sin luz.

Además de la gran cantidad de árboles que cayeron en los campos y en la ciudad, María destruyó el principal pulmón de la ciudad, el bosque La Marquesa. El municipio ha estimado las pérdidas en $6 millones. La buena noticia es que todos los pájaros exóticos que allí habitaban se salvaron de la furia del ciclón.

“Esto es algo sin precedente”, repetía Pérez cuando resumió el saldo de daños en su ciudad.

Lo más que le ha impactado al recién estrenado alcalde es la carga emocional que ha ocasionado María.

“Es fuerte encontrarte con personas que conoce o no conoces y que lo han perdido todo y se te tiran encima llorando”, puntualizó el exlegislador.

Aunque muchos municipios sufrieron daños más profundos que Guaynabo, esta fue la ciudad elegida para que el presidente de EE.UU., Donald Trump, recorriera sus calles y viera de primera mano los estragos que dejó María en Puerto Rico.

Un auto yace aplastado por un árbol derribado por el huracán María.

En una visita relámpago, no mayor a 15 minutos, Trump llegó a la iglesia evangélica Calvary Chapel, ubicada en el sótano de un centro comercial, con decenas de patrullas y motociclistas dándole escolta. Había arribado ese martes 3 de octubre a las 11.41 am a la base naval Muñiz junto a la primera dama Melania Trump. Allí mismo le dieron un estado de situación de la isla y se reunió con los mandos de las Fuerzas Armadas asignados a las tareas de recuperación.

A la 1.50 pm, cuando llegó a la capilla, Trump se mostró simpático, sonrió, intercambió apenas unas muy breves palabras con algunas personas y hasta se tomó unos segundos para un selfie con un estudiante que se lo pidió. Una larga fila de caja con suministros sirvió de barrera entre la gente y Trump, cuya imagen arrojando papel toalla a los damnificados, como si fuera una pelota de básquet, dio la vuelta al mundo generando polémica.

“Odio decirles esto Puerto Rico, pero han lanzado nuestro presupuesto un poco fuera de control”.

Donald Trump, Presidente de EE.UU. 

Algunas de sus frases, dichas unas horas antes, también habían sembrado controversia. “Odio decirles esto Puerto Rico, pero han lanzado nuestro presupuesto un poco fuera de control. Gastamos un montón de dinero en Puerto Rico y eso está bien, hemos salvado muchas vidas”, dijo Trump a poco de pisar la isla.

Trump lleva suministros al Calvary Chapel en Guaynabo.

Ediciones históricas

Más sobre el paso de María por Puerto Rico

7 de diciembre de 2017

Critican las parrandas nocturnas del alcalde de Guaynabo

Ricardo Vicéns Salgado, presidente del PPD en Guaynabo, cuestiona el gasto ante la necesidad de los residentes del municipio tras el huracán María

8 de noviembre de 2017

Vecinos de Guaynabo se las ingenian para abrir paso a su urbanización

Mientras esperan por las reparaciones de la Autoridad de Energía Eléctrica, los residentes de la urbanización Villaverde se ponen creativos para solucionar sus problemas

18 de octubre de 2017

El alcalde Ángel Pérez espera que lleguen más toldos a Guaynabo

Al momento, quedan 70 personas refugiadas en ese municipio.

17 de octubre de 2017

Miles se van de Puerto Rico y dejan a sus mascotas

Una buena parte de los refugios para animales en Puerto Rico no están funcionando por falta de electricidad, agua, o ambos

5 de octubre de 2017

Ciudadanos terminan refugiados con sus familiares

Casos como estos están fuera del radar de las autoridades

4 de octubre de 2017

Las necesidades que no vio Donald Trump en Guaynabo

Los estragos de María en el barrio Juan Domingo impactaron unas 80 residencias

3 de octubre de 2017

Consideran como inconsecuente la visita de Donald Trump

Activistas independentistas y soberanistas calificaron de humillante la visita del primer mandatario de los Estados Unidos

3 de octubre de 2017

Visita relámpago de Donald Trump a iglesia en Guaynabo

El Presidente de los Estados Unidos lanzó suministros a un grupo de casi 200 personas que se encontraban en la iglesia Calvary Chapel

3 de octubre de 2017

El Puerto Rico Recovery Fund repartió sobre 50,000 libras de alimentos

La entidad cuenta con diez centros de distribución donde reparten agua y comida para los damnificados

3 de octubre de 2017

Trump visita la Calvary Chapel en Guaynabo

El presidente entregó suministros a quienes estuvieron en la iglesia evangélica

Donaciones

Puerto Rico necesita ayuda para la reconstrucción. Consulta aquí diferentes alternativas para aportar.