SITUACIÓN POR MUNICIPIO

Juana Díaz

Los números

Superficie 156.3 km² (Gobierno de Puerto Rico)

Habitantes 47,309 (2016, estimado del Censo)

Dato2,500 familias sin techo

Dato13 compañías para recoger escombros

María dejó incomunicadas a 70 familias en Juana Díaz

El huracán derribó el puente que conectaba al sector Agustinillo con la carretera PR-512 en el barrio Collores

Setenta familias del sector Agustinillo en el barrio Collores de Juana Díaz quedaron incomunicadas tras el paso del huracán María luego que crecida del río Guayo destrozó el puente que les da acceso a la carretera PR-512.

Las embravecidas aguas del río traían consigo troncos, rocas y otros escombros que, al chocar con la estructura de hormigón, la derribaron.

Para conseguir agua embotellada, comida no perecedera y otros artículos de primera necesidad, los vecinos colocaron una soga de un lado al otro del río y caminaban sujetándola para no perder el balance con la fuerza del agua. Vehículos todoterreno podían pasar solo si el nivel del río estaba bajo.

“Estamos en riesgo. Con cualquier otra crecida del río, nos quedamos totalmente aislados”.

Gilberto Torres León, vecino del sector Agustinillo.

“En la comunidad hay mucha necesidad. Yo busco agua en manantiales o amigos de Ponce me traen. Para hielo y comida hay que hacer grandes filas. Nos bañamos y lavamos ropa en el río. Pero estamos en riesgo. Con cualquier otra crecida del río, nos quedamos totalmente aislados”, contó Gilberto Torres León, de 67 años y quien vive en la casa más cercana al puente colapsado.

Un técnico de telefonía repara uno de los cables afectados por el huracán María que dejó a Juana Díaz incomunicada.

Un grupo de vecinas del barrio Cayabo lavan ropa en el río Guayo de Juana Díaz.

Varios tramos de la PR-512 se afectaron con las lluvias de María. Uno de ellos frente a la escuela Zoilo Gracia, que servía como refugio para 34 personas que perdieron sus casas parcial o totalmente.

En total, unas 800 personas tuvieron que refugiarse debido al paso del huracán, precisó Noel Pérez, director de la Oficina Municipal para el Manejo de Emergencias. El ayuntamiento juanadino habilitó cuatro escuelas como refugios.

“No nos podemos quejar. Aquí nos dan lo esencial: agua potable, comida, ropa limpia. Yo quisiera mi casa propia, pero aquí nos han suplido todo”, dijo María Acosta, de 37 años y refugiada en la Zoilo Gracia, a donde llegó con sus tres hijos.

De acuerdo con Pérez, aproximadamente 2,500 familias perdieron sus techos. Juana Díaz tiene una población de 47,309 habitantes, que residen en unas 20,000 viviendas.

En el sector Manzanilla del barrio Capitanejo decenas de casas quedaron bajo agua, tanto por la marejada ciclónica como por el desbordamiento del río Jacaguas.

Aida Santiago Ortiz, de 73 años, debatía internamente si se mudaba o permanecía en su residencia de madera y zinc, ubicada justo frente al mar y a pocos metros de la desembocadura del río.

“Yo creo que no me quedó aquí más. Yo ya he cogido miedo aquí, y a mi esposo le robaron unas herramientas. Me quiero ir de aquí”, narró Santiago Ortiz, quien pasó el huracán en Santa Isabel con una hermana. Regresó después de nueve días, y encontró que el viento le había llevado parte del techo y la lluvia le dañó algunas cosas.

Una pareja cruza la comunidad Agustillo de Juana Díaz que quedó incomunicada por el desborde del río Guayo y la ruptura de un puente.

Comerciantes del Paseo Tablado de Juana Díaz, como Rigoberto Meletiche, no saben cuánto tardará la recuperación del área.

Un escenario similar se encontró Rigoberto Meletiche, de 67 años y dueño de un negocio en el Paseo Costero del Sur, conocido por todos como el Tablado de Juana Díaz y que no resistió el embate del ciclón.

“Se me fue el techo y se me inundó por la marejada ciclónica. Se metieron como dos pies de agua y he sacado como seis o siete carretillas de arena”, contó Meletiche, propietario del restaurante Faro del Carmen.

El tablado, ubicado en el sector Pastillo del barrio Capitanejo, quedó destrozado. Irreconocible. Era uno de los principales atractivos del municipio. A mayor o menor escala, todos los negocios del Paseo Costero del Sur sufrieron daños.

El alcalde juanadino, Ramón Hernández, indicó que las necesidades “más apremiantes” en el municipio son agua embotellada para repartir en las comunidades y 70 tanques de oxígeno para las personas con necesidades especiales, particularmente ancianos.

Hernández, quien contrató 13 compañías privadas para asistir en el recogido de escombros, criticó la “lentitud” con que el gobierno –estatal y federal– estaba respondiendo a la emergencia en Juana Díaz.

70 familias permanecen incomunicadas en Juana Díaz.

Ediciones históricas

Más sobre el paso de María por Puerto Rico

9 de octubre de 2017

Sector de Juana Díaz al borde del aislamiento

Vecinos temen quedar incomunicados por una nueva crecida del río Guayo

4 de octubre de 2017

El alcalde de Juana Díaz pide más respuesta del gobierno

Indicó que su municipio necesita agua y oxígeno para personas necesitadas

4 de octubre de 2017

María maltrató a gran escala la costa en Juana Díaz

Locales trabajan en conjunto para limpiar y reconstruir las comunidades aledañas a la zona

4 de octubre de 2017

Dos héroes juanadinos llegan al rescate del barrio Manzanilla

Uno abrió camino y el otro ha sido su principal fuente de agua potable

25 de septiembre de 2017

El alcalde Juana Díaz clama por auxilio

Envió ayer un mensaje con tono desesperado a través de la radio de la Policía

24 de septiembre de 2017

Represa de Toa Vaca podría desbordarse automáticamente

AAA alerta a alcaldes de Villalba, Ponce y Juana Díaz sobre la gran posibilidad de que el embalse abra sus compuertas

23 de septiembre de 2017

Alertan de posibles descargas preventivas en el embalse Toa Vaca

Está a punto de desbordarse y amenaza a residentes de Villalba, Ponce y Juana Díaz

Donaciones

Puerto Rico necesita ayuda para la reconstrucción. Consulta aquí diferentes alternativas para aportar.