SITUACIÓN POR MUNICIPIO

Toa Baja

Los números

Superficie 62.4 km² (Gobierno de Puerto Rico)

Habitantes 80,207 (2016, estimado del Censo)

Dato500 residentes residentes desalojados de Levittown

Dato4,000 personas rescatadas

Toa Baja enfrentó el doble de peligro

La zona de Levittown fue de las más afectadas en este municipio de 80,000 habitantes

Como si fuera poco el haber pasado resguardado largas horas de los vientos y lluvias de María, los residentes del llano de Toa Baja tuvieron que levantarse de sus camas la primera noche post huracán porque el peligro volvía a estar en las calles, aceras y patios.

Levittown y sus ocho secciones quedó inundado por las aguas no una vez, sino dos veces. La primera ocurrió antes que lograran pasar 24 horas luego del paso de María. Las aguas del Río La Plata, que bajaron al llano desde las montañas de Comerío, Naranjito, Toa Alta, Toa Alta, fueron la causa.

La primera inundación cogió a los residentes y al municipio por sorpresa, no solamente porque Levittown hasta entonces no tenía historial de crecientes de aguas o porque muchos pensaban que los peor ya había pasado con María, sino porque también se habían quedado sin recursos para esta nueva emergencia.

“Con el huracán devastando el comercio y las residencias, pues, para ser honesto, no le pudimos proveer las cosas más básicas”, reconoció entonces el alcalde de Toa Baja, Bernardo ‘Betito’ Márquez.

En el barrio Ingenio en Toa Baja, Miguel García cocina un pollo mientras rescatistas junto a la Guardia nacional coordinan el desalojo de damnificados.

Al igual que el área de Levittown, el barrio Ingenio en Toa baja sufrió de fuertes inundaciones.

El famoso Boulevard de Levittown, en donde los negocios ya habían sido víctimas de los vientos de María, tuvo entonces que lidiar con las crecientes de aguas, así como la carretera 165 que conecta a Toa Baja con Cataño al este y con Dorado al oeste. De hecho, un puente en la 165 localizado en el sector Mi Sitio colapsó parcialmente en dirección a Dorado porque las aguas del Río La Plata socavaron sus fundamentos.

Algunos sectores de Levittown quedaron cuatro pies bajo agua. En estos, las calles quedaron ‘navegables’ para los kayaks o trotadas por caballos. Muchos vehículos de motor se ‘ahogaron’ en un intento por cruzar las aguas.

Previo a las inundaciones, María ya había destruido la fachada del famoso restaurante Campo Mar, localizado en la marginal de la 165, y había causado estragos en el barrio Ingenio, localizado al sur de Levittown.

En la urbanización Punta Salinas de Levittown la inundación entró por el lago que tiene a sus espaldas. Las crecientes aguas de La Plata llenaron el lago, que se desbordó y envió sus aguas por los patios, aceras y calles de sus residentes.

“Esta experiencia que pasé no la quiero para nadie".

Vilma Rivera

“Esta experiencia que pasé no la quiero para nadie. Cuando el lago se metió en la noche, todo el mundo corrió por ahí”, dijo Vilma Rivera, cuyo gato comía en el patio de su residencia un pez que el lago desbordado llevó hasta allí.

Una residente de Toa Baja camina por el área devastada por inundaciones.

Una sección de este puente en Toa Baja se despegó por completo.

Camiones de la activada Guardia Nacional desalojaron miles de residentes de sus casas para llevarlos a lugares secos, como el estacionamiento del centro comercial Plaza del Sol en Bayamón. Hasta allí llegaron unos 500 residentes desalojados y algunos quedaron incomunicados de sus familiares porque no tenían manera de llamarles. Otros perdieron la paciencia.

“Esto ha sido desesperante. Hasta hace un momento aparecieron unas personas en una van y trajeron unos pequeños paquetitos de salchichas y aguas, pero eso no es suficiente. Aquí hay gente con hambre. Llevo aquí desde las 2:00 de la mañana y no hay nadie que nos diga qué vamos a hacer”, dijo Zulay Alicea al mediodía de ayer.

Cuando las aguas regresaron a su nivel los residentes de Levittown regresaron a una montaña de escombros, no solamente de los que provocó María, sino de los televisores, camas, muebles ropa, en fin, todo lo que las crecidas aguas alcanzaron en los hogares y comercios.

La segunda inundación fue en octubre. Esta vez fue provocada por las lluvias que no tuvieron por dónde bajar porque las calles y sus sistemas de alcantarillados estaban tapados por los escombros que aún permanecían en las calles.

Vecinos de Toa Baja recuerdan cómo fue la inundación provocada por María.

Ediciones históricas

Más sobre el paso de María por Puerto Rico

30 de octubre de 2017

Rosselló anuncia programa para reconstrucción de hogares

"Tu Hogar Renace" es un programa de asistencia directa a los dueños de residencias afectadas por el huracán María

24 de octubre de 2017

Piden pieles de ovejas para tratar pacientes encamados con úlceras

El doctor Eduardo Ibarra señala que se pueden llevar al el coliseo Antonio R. Barceló, en Toa Baja

19 de octubre de 2017

Otra falla en la central de Palo Seco en Toa Baja

Varios sectores de la zona metropolitana se quedaron sin energía eléctrica

15 de octubre de 2017

Bernardo “Betito” Márquez: “Para esto nadie estaba preparado”

El alcalde de Toa Baja reconoce las dificultades en su municipio tras el paso del huracán María y denuncia las trabas burocráticas en la respuesta del gobierno estatal y federal

12 de octubre de 2017

Dos ejércitos al rescate de Levittown

El Cuerpo de Ingenieros estadounidense, acompañado de una brigada de empleados municipales, se lanzó a la calle para rehabilitar las zonas más perjudicadas

11 de octubre de 2017

Se complica la crisis municipal por los gastos relacionados con María

Ayuntamientos que ya estaban en problemas financieros lidian con la resaca fiscal del potente huracán

10 de octubre de 2017

Personal de emergencia se retira del área de Levittown

La Guardia Nacional fue hasta el lugar por si tenían que realizar desalojos por inundaciones

5 de octubre de 2017

Mentes Puertorriqueñas en Acción buscan voluntarios

La entidad tiene la meta de formar brigadas para ayudar en labores de limpieza y para realizar censos

4 de octubre de 2017

Rescatan a 23 personas de inundaciones en Toa Baja

Los venezolanos Marcos Liendo, padre, y sus hijos Marcos José y Marcos Jesús, ayudaron a muchas personas en su comunidad debido a las inundaciones tras abrirse las compuertas de la represa La Plata

4 de octubre de 2017

Hospital comunitario atiende a decenas de pacientes en Levittown

La necesidad es la madre de la invención

Donaciones

Puerto Rico necesita ayuda para la reconstrucción. Consulta aquí diferentes alternativas para aportar.