SITUACIÓN POR MUNICIPIO

Yauco

Los números

Superficie 177.5 km² (Gobierno de Puerto Rico)

Habitantes 36,673 (2016, estimado del Censo)

DatoPodrían demoler en Luchetti 154 casas

DatoPlantaciones de café tardan en dar frutos 6 años

Yauco sufrió embates como nunca en su historia

Los deslizamientos y el colapso de las carreteras y comunicaciones dejaron el pueblo en muy mal estado

Cientos de personas que durante días no pudieron salir de sus comunidades impedidos por derrumbes, deslizamientos de tierra y carreteras colapsadas. Otros cientos que dejaron sus casas ante el peligro de que se inundaran, luego no pudieron regresar a ellas porque -en efecto- se llenaron de agua, pero también de lodo... o simplemente ya no existían.

Y un río embravecido como nunca en su historia, el río Yauco, que asombró con su descomunal fuerza arrasando con paredes, colapsando terrenos, ahogando decenas de sembradíos de plátanos y quedándose con un tramo de la autopista.

Ese fue parte del desastroso saldo del huracán María por este municipio en el que se estima que más de 1,000 personas perdieron su techo parcial o totalmente.

Rosa Nellie Santana Rodríguez perdió su hogar que dos semanas después del huracán todavía tenía fango húmedo.

Los residentes de la Urbanización Luchetti en Yauco contemplan la devastación tras el paso del huracán María.

Según un recuento que hizo el alcalde Ángel “Luigi” Torres, en total, colapsaron ocho puentes, dejando cuatro barrios en el campo atrapados: Rio Pietro, Mogotes, Rubias y Olivari. Por eso fue necesario días después la movilización de la Reserva del Ejército de Estados Unidos para que con máquinas industriales abriera caminos estatales y municipales y rompiera enormes piedras que impedían el paso.

Una de las dos entradas al pueblo se mantuvo bajo agua y escombros por varios días al punto de que el letrero de bienvenida a los visitantes apenas se veía.

“No damos abasto”, reconoció después Torres.

Mientras, miles de personas no pudieron comunicarse con sus familiares ni por teléfono de línea, celular o algún otro medio, debido a que los sistemas quedaron inoperantes tras el paso del huracán.

Zaida de León, una mujer de 74 años, que vive en la urbanización Luchetti al lado del río Yauco que se desbordó, pudo entrar a su casa cinco días después del paso del huracán, pero necesitó que la transportaran en un camión industrial. Solo pudo sacar una muda de ropa enfangada y dos cacharritos para tomar agua. Sus pies estaban cubiertos de fango húmedo.

Deslizamientos a través de la zona montañosa ocasionaron obstáculos como esta gigantesca piedra que obstaculiza el paso por la carretera 332.

Lo que le preocupaba a Ramón Oliveras un estudiante de 24 años, también residente de la urbanización era que los vándalos estaban aprovechando la destrucción para entrar en las casas y robar. El joven relató que hubo noches en que vecinos armados hicieron múltiples tiros al aire para tratar de ahuyentar a los pillos que llegaban a caballo.

Tras varios días de labores y ante la magnitud de los daños en esa urbanización en que sus 154 residencias se afectaron, se espera que en algún momento personal del Cuerpo de Ingenieros del Ejército de Estados Unidos llegue a certificar si las estructuras son habitables o se deben demoler.

El sector Chichamba fue uno de los sectores más afectados por las lluvias y el impacto del río Yauco.

Por otro lado, en el Sector Chichamba, una pequeña zona que no se ve tras las llamativas casas de colores que se observan desde el expreso, en el área de El Cerro, la situación era crítica. Allí las casas también se llenaron de tanta agua y lodo que arrastró el río.

Los casos de esa comunidad eran terribles: como el de Rosa Nellie Santana Rodríguez, de 54 años, paciente de diabetes y alta presión, cuya casa tenía cerca de pie y medio de lodo húmedo y la corriente arrastró muebles, mesas, la nevera, la estufa… todo.

"Como perdí mi casa no tengo dónde vivir. Tengo ganas de morirme… Todo se perdió”.

“Como perdí mi casa no tengo dónde vivir. Tengo ganas de morirme… Todo se perdió”, dijo llorando la mujer tras la puerta que no se puede abrir completa por el lodo.

De otra parte, las cosechas de café, el fruto por el cual se le conoce a este pueblo, han sido declaradas como pérdida total según el secretario de Agricultura Carlos Flores, quien explicó que una cosecha tarda alrededor de seis años en dar sus primeros frutos, por lo que la recuperación sería bien cuesta arriba.

Yauco: un escenario de pérdidas, frustración y lágrimas.

Ediciones históricas

Más sobre el paso de María por Puerto Rico

10 de octubre de 2017

Sector yaucano lucha para recibir ayuda

Chichamba fue invadida por las aguas del río Luchetti y sus residentes aún viven con las secuelas de la inundación

5 de octubre de 2017

Despachan camiones con diésel a distintos municipios en la Isla

Los alcaldes tendrán el control de los camiones para suplir combustible a su maquinaria de construcción

4 de octubre de 2017

El Ejército labora en despejar carreteras alrededor de la Isla

La Reserva trabaja en abrir los caminos en la PR-128, PR-371, PR-372 y la PR-106 entre Las Marías y Mayagüez

24 de septiembre de 2017

Una familia en Yauco puede estar sepultada bajo el lodo

Las autoridades tratan de llegar al lugar para atender la situación

Donaciones

Puerto Rico necesita ayuda para la reconstrucción. Consulta aquí diferentes alternativas para aportar.